Se produjo un error en este gadget.

MARCAMOS LA DIFERENCIA EN EL DIAL.

MARCAMOS LA DIFERENCIA EN EL DIAL.

SALA DE RADIO CHAT 107.5 PULSA LA IMAGEN PARA ENTRAR

SALA DE RADIO CHAT 107.5 PULSA LA IMAGEN PARA ENTRAR
ENTRA Y CHATEA GRATIS CON TODO EL MUNDO

CURSO GRATIS DE LOCUCIÓN

CURSO GRATIS DE LOCUCIÓN
INICIA: 16-02-2010 contactanos: 0253-8876630 - 0412 0577623- fundacionbolivarrtv@gmail.com- bolivarradio107.blogspot.com

lunes, 25 de enero de 2010

Bolívar no ha Muerto!!!

LA VERDADERA HISTORIA SOBRE LA MUERTE DEL LIBERTADOR El 1 de julio de 1830, Bolívar espera pacientemente noticias de su compatriota, el Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre… Como cada mañana encendía la llama libertadora en su oficialidad con emotivos discursos: “Los que viven de su lengua son los que no me quieren... Yo soy el hombre de las dificultades. Cuando la razón me autoriza no conozco imposible... Mi deber me obliga a hacer mucho por la patria y nada por mí. Debemos trabajar por la Patria hasta la muerte”... Su espíritu combativo era admirable... Lo único que necesitaba era la oportunidad de dirigirse nuevamente a su pueblo, convencido de que sus palabras despertarían ese sentimiento patriótico que estaba dormido con el arrullo de los discursos políticos... y como siempre, Sucre jugaba un papel vital en lograr penetrar el bastión militar que le había impuesto el gobierno venezolano... ya lo había hecho en Pichincha y Ayacucho, célebres batallas que liberaron Quito y Perú... Para sus oficiales, era increíble el aplomo y la manera en que Bolívar visualizaba la integración americana… El tiempo pasaba para Bolívar entre cartas, para hacerse sentir como un factor decisivo en la reconstrucción de América... En esa larga espera llega el primero de julio: una fecha especial para él, ya que cumpliría en ese mes 47 años, la misma edad en que su padre contrajo matrimonio... Pero ese día la suerte lo había abandonado..! en horas de la tarde recibe la infausta noticia del asesinato del Mariscal Sucre en un cobarde atentado por el camino de montaña de Berruecos, cuando el viernes 4 de junio se dirigía a Quito... El vil asesinato había sido fraguado por el temor de que sus planes se materializaran... Los enemigos de Bolívar sabían de su poder de convocatoria, su perseverancia y tenacidad... Asesinar a Bolívar era imposible, pero con la muerte de Sucre se derrumbaron todos los planes en Venezuela y la unión bolivariana. El 4 de julio Bolívar escribirá un epitafio a la memoria del Gran Mariscal: “La bala cruel que hirió el corazón mató a Colombia y me quitó la vida. Como soldado fuiste la victoria, como magistrado la justicia, como vencedor la clemencia y como amigo la lealtad”... Ya nada podía cambiar el curso de los acontecimientos nefastos para América...! Para los mandatarios de Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador, esa muerte fue más que conveniente, ya que sacaban del camino el último obstáculo para negociar con el imperialismo extranjero… Decía Bolívar: “Si no hubiera más sacrificios que hacer, y que este fuera el de mi vida, o el de mi felicidad, o el de mi honor, no titubearía en darlo todo por la Patria”... Ese año de 1830 fue de luto para América: el 22 de septiembre Páez firma la Constitución que crea la CUARTA REPÚBLICA que entierra el ideal bolivariano… Bolívar: “Estoy rodeado de enemigos porque no vengo a servir del vil instrumento de venganza. La historia dirá, Bolívar tomó el mando para libertar a sus conciudadanos, y cuando fueron libres, los dejó para que se gobernasen por las leyes, y no por su voluntad”... Una Venezuela separada de la Gran Colombia caía en manos de una corrupción más devastadora que el poder español... Para Bolívar el destino estaba escrito: Abandonar América del Sur..! Pero a donde ir..? Libertar a Cuba y Puerto Rico parecía una opción..! sin embargo como batallar en nuevas tierras si su Gran Colombia agonizaba... A partir de la nota fatídica, el silencio se apoderó de Bolívar... Ya nos se escuchaba la voz de mando que alentaba a su oficialidad, ni animaba a sus soldados a invadir a Venezuela... Sólo el transcurrir de las horas del día parecían ser eternas en la vida del Libertador... Es entonces cuando Bolívar planifica la batalla más importante de su vida: VENCER A LA MUERTE PARA INMORTALIZAR SU OBRA..! A Bolívar le tocaba ganar su última batalla..! Conciente de no lograr en vida la unión americana por lo que tanto luchó, decide sacrificar su cuerpo que hasta ese momento era inmortal. Bolívar:“Me siento morir. Dios me llama. Tengo que prepararme a darle cuenta, y una cuenta terrible, como ha sido terrible la agitación de mi vida” Ante la muerte inminente de la Gran Colombia, Bolívar en una acción digna sólo de los dioses, conscientemente ofreció su vida en una búsqueda desesperada por despertar las mentes de las futuras generaciones de los Sudamericanos... y para que no quedaran dudas sobre su firme decisión de inmolarse por el porvenir de Patria, sacrifica lo único que posee: su vida..! Así lo describió el Dr. Reverend: "Me senté en la cabecera, teniendo en mi mano la del Libertador, que ya no hablaba sino de modo confuso. Sus facciones expresaban una perfecta serenidad; ningún dolor o seña de padecimiento se reflejaban sobre su noble rostro... Cuando advertí ya la respiración se ponía estertorosa, y el pulso trémulo, casi insensible, y que la muerte era inminente, me asomé a la puerta del aposento, y llamando a los generales, edecanes y los demás que componían el séquito de Bolívar: "Señores, exclamé, si queréis presenciar los últimos momentos y el postrer aliento del Libertador, ya es tiempo"… Inmediatamente fue rodeado el lecho del ilustre enfermo, y a los pocos minutos exhaló su ultimo suspiro Simón Bolívar..." Bolívar conscientemente y voluntariamente escogió como momento de su muerte una fecha inolvidable: la misma fecha en que nace la unión por la que vivió y luchó... Bolívar muere el 17 de diciembre de 1830... siendo la misma fecha de un también 17 de diciembre pero de 1819, cuando nació la Gran Colombia en aquel Congreso de Angostura presidido por Bolívar… Un sueño hecho realidad que nació y murió con Bolívar luego de 450 batallas por la vida y enfrentando su última batalla contra la muerte, donde también salió victorioso... De inmediato el General Montilla expresó “Ha muerto el sol de Colombia”... y con su espada detuvo el péndulo del reloj que señalaba la hora exacta en que nos abandonó el Libertador... Ese fue un gesto de justicia y abnegación para quién lo dio todo por la patria, y como una señal de que se había detenido el tiempo de la libertad americana. La Concreción Calcárea hallada en un pulmón del Libertador, es la prueba de que Bolívar padecía de tuberculosis desde su niñez, puesto que una Concreción Calcárea de ese tamaño, sólo se desarrolla en el organismo luego de décadas de padecimiento… Es por consiguiente improbable que Bolívar haya desarrollado la enfermedad en los últimos meses de su vida, como lo aseguran los médicos que han estudiado la muerte del Libertador… ... en la sangre de Bolívar se hallaban los anticuerpos que lo hacían inmune a un desarrollo mortal de la tuberculosis, por herencia genética de sus padres, y como en efecto lo señaló el Dr. Reverend en su “Informe de Autopsia”, al señalar que sus pulmones no presentaban la necrosis degenerativa propia de la afección tuberculosas en su etapa terminal que tiñe los pulmones de negro. Decía Bolívar:“El sacrificio del mando, de mi fortuna, y de mi gloria, no me ha costado esfuerzo alguno. Me es tan natural preferir la salud de la República a mi propio cuerpo; que cuanto más dolor sufro por ella, tanto más placer interior recibe mi alma... El que abandona todo por ser útil a su país, no pierde nada y gana cuanto le consagra